Consejos para no llorar al pelar cebollas y que el ajo no repita

Consejos para no llorar al pelar cebollas y que el ajo no repita

 

Tanto la cebolla como el ajo son dos alimentos que nos aportan innumerables beneficios para nuestra salud. Además, en nuestra dieta mediterránea son quizás los ingredientes que más usamos. Aparecen en un gran número de recetas y con la llegada del buen tiempo consumimos más ensaladas y salsas en la que se usan en crudo.

 

Siguiendo algunos trucos que hemos recopilado en 101 blog de cocina conseguirás disfrutar de ellos sin apuros.

 

Como evitar llorar al pelar cebollas:

 

Cuando cortamos o troceamos cebolla, se desprende alinasa; una sustancia que en contacto con otras produce una molécula irritante que hace aparezcan las lágrimas. Para evitar que esto se produzca hay varios trucos:

 

  • Utilizar un cuchillo muy afilado para que las moléculas no se rompan y no aparezcan las sustancias irritantes.

 

  • Otro truco muy utilizado es mojar la cebolla en agua fría, incluso hay quien la trocea sumergida en agua.

 

 

  • También da buenos resultados introducir la cebolla un rato antes en el congelador para que esté muy fría al partirla.

 

  • Pelarlas bajo la campana extractora también da buenos resultados.

 

Claves para que el ajo no repita:

 

La razón por la que el ajo repite está en su composición y las reacciones químicas que se producen en nuestro organismo cuando lo ingerimos. Tanto el ajo como la cebolla comparten en su composición la presencia de componentes sulfurados (al igual que otros vegetales como la coliflor o el brócoli.) Pero no vamos a prescindir ni de los beneficios del ajo para nuestro organismo ni de estropear las innumerables recetas que llevan ajo. Por eso os damos algunos consejos para evitar que repita y que los platos que lo llevan sean más digestivos.

 

  • Uno de los métodos más extendidos es eliminar el germen que es la parte central del ajo.

 

  • Otro método que te llevará algo más de tiempo pero que da excelentes resultados es escaldar los dientes de ajo. Introducir los ajos pelados en agua y poner a calentar. Cuando el agua rompa a hervir, la tiramos  y repetimos la misma operación dos veces más. Es conveniente poner la menor cantidad de agua posible para que empiece a hervir rápidamente y el ajo no llegue a cocinarse. Este truco es estupendo para cuando vas a utilizar el ajo crudo.

 

  • Introducir una cabeza de ajo pelada durante 30 segundos en el microondas a potencia media es otro remedio para evitar que repita (según el tamaño del ajo habrá que dejarlo unos segundos más o menos). Puedes dejarlos en un tarro de cristal tapados en la nevera si no vas a utilizar todos en ese momento.

 

  • Y por último es conveniente saber que el ajo cuanto más fresco, menos repite. Los ajos que aún están tiernos, son mucho menos indigestos que los que ya llevan algunas semanas en casa. Por lo que es recomendable no comprar grandes cantidades.

 

Si os han gustado estos trucos no olvidéis compartid en redes sociales. Gracias y buen provecho!

 

 

 

 

Este sitio Web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de análisis y ofrecer un mejor servicio.
Al pulsar "Aceptar" entendemos que da su consentimiento a nuestra política de cookies. Más info   ACEPTAR
...